domingo, 13 de junio de 2010

Injusticia con los Masones en Bolivia

Por: Gonzalo Valenzuela Monroy *

El tema de las logias se ha puesto de moda a raíz de la injusta e innecesaria acusación de que la Gran Logia Bolivia es una entidad secreta y que está involucrada en trajines terroristas o subversivos. Esta logia masónica no tiene nada de secreta, ya que al tener personería jurídica está enmarcada en la ley y, en ese contexto –insisto–, es injusto que la Fiscalía la haya nombrado como una institución involucrada con el ‘caso Rózsa’.

Siempre oí que los masones son una sociedad secreta y también siempre me he preguntado: ¿cómo puede ser secreta una entidad en la que sus integrantes lucen orgullosos, por ejemplo, anillos o insignias masónicas a la vista? ¿O por qué los edificios masónicos, como el ubicado en la calle Ayacucho de nuestra ciudad, están identificados o señalizados? La masonería no es una sociedad secreta, pero se puede agregar que sí es una sociedad con secretos. Para explicarlo mejor, es como aquellas empresas comerciales que no son secretas, pero que tienen productos cuya fórmula es secreta, incluso para la mayoría de los funcionarios, fórmula a la que sólo tienen acceso aquéllos que durante muchos años de trabajo se ganaron la confianza accediendo a los más altos escalones de la jerarquía. Y, como en una empresa, tengo entendido que la masonería tiene una estricta jerarquía y por ello se toman los secretos muy en serio.

También se habla mucho de que la masonería es una religión un tanto extraña, lo cual no es cierto. No es una religión. Las religiones prometen la salvación, las religiones creen en una teología precisa y las religiones convierten a los no creyentes. La masonería da negativo en los tres casos. Los masones no prometen ninguna salvación, no tienen una teología específica y no quieren convertir. Conversando con amigos masones, éstos me manifestaron que en estas logias las discusiones sobre religión están prohibidas, pero aclaran que para pertenecer a una logia masónica uno de los requisitos es creer en un poder superior. Esto implica que la diferencia entre la espiritualidad masónica y la religión organizada es que los masones no imponen ninguna definición o nombre específico a ese poder superior. En vez de una identidad ideológica definitiva como Buda, Alá o Jesús, los masones utilizan términos más genéricos como Ser Supremo o Gran Arquitecto del Universo. Esto, evidentemente, les permite congregar a personas de diversa fe.

En esta época en la que se advierte mucha intolerancia –y con gente que es capaz de cualquier cosa por defender su ideología– se podría afirmar que la tradición masónica de tolerancia y amplitud de mira es encomiable. Sintetizando, se puede afirmar que la masonería está abierta a hombres de toda raza, color o credo y ofrece una fraternidad espiritual que no discrimina en modo alguno. Y si evidentemente no hay mujeres, esto se debe a la francmasonería, que tiene sus raíces en los gremios de picapedreros europeos, de ahí que sea una organización masculina.

Por todo lo escrito líneas arriba, insisto que es muy lamentable que la Gran Logia Bolivia haya sido mencionada en actividades penadas por la ley, cuando toda la filosofía masónica se basa en la honestidad y la integridad.
* Periodista

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Serán masones lamados "regulares" o "ingleses" que exigen la creencia en un Ser Supremo o incluso en la inmortalidad del alma. En la Europa continental los masones que siguen la linea del Gran Orient de France ni tan solo necesitan creer en Dios. Los hay creyentes, agnósticos y también ateos. La masonería es plural y depende de la tradición en cada país. También se puede tener espiritualidad sin necesidad de creer en un Dios.

O al mensos esos creemos muchos masones de aquí.

Atentamente,

George

Anónimo dijo...

Estimado George:

Muchas gracias por proponer su punto de vista, pero la injusticia debemos combatirla, venga de donde venga. Nosotros permanentemente hablamos sobre la tolerancia y exigimos que través de nuestros principios, que el mundo en que vivimos sea tolerante y se respeten las ideas y a quienes las sustentan.

Y hacemos incapie en las tolerancias que el mundo actual expone a través de sus ideologías, según la libertad que cada uno puede ejercer. Tal vez, en ese afan podria haber algunas contradicciones entre lo que constituyen los principios elementales
de la Masonería, provocando una confusion entre el idealismo filosófico y el idealismo moral, emergentes de dos doctrinas filosóficas distintas.

Al efectuar vuestra afirmación, demuestras que sigues una determinada linea sobre su fe y creencia en un Ser Superior, aunque afirma una nueva contradiccion, al proponer que tambien se puede tener espiritualidad sin necesidad de creer en un Dios, o no? saludos cordiales. Luis

hadikta dijo...

Se le esta cayendo la careta,los masones no son humanos no tienen sentimientos .se les cae la caretaaaaaaaaaaaaa

Anónimo dijo...

es intolerable el echo de que definas a la masoneria en tan pocas lineas, y sobretodo si te dedicas a escribir textualmente la conferencia del personaje Robert Langclon frente a su clase en el libro: "El simbolo perdido" del autor Dan Brown.

Anónimo dijo...

Estimados mi nombre es Federico y soy mason, en los masones la Tolerancia es la clave del éxito.
Ademas Propongo que lean un poco antes de hacer un comentario por alguien que te contó algo Hadikta.
Soy humano tengo sentimientos y familia. No creo en satanás o algo por el estilo.
En Finnnn los masones ya no es una sociedad "SECRETA" es mas bien DISCRETA.
FRATERNALMENTE,
FEDERICO